Practicaba sadomasoquismo con su novia y terminó descuartizado en el Día de los Enamorados.

0
1294

No todo es color de rosa en San Valentín. Y es que después de la noticia de un joven que tuvo que llamar a serenazgo para que lo protegieran de su descontrolada novia, un nuevo lamentable episodio del Día de los Enamorados sembró polémica por todo el mundo.

Esta vez, una estudiante rusa de 21 años fue detenida por la policía tras ser acusada de la muerte de su novio. Ambos habían practicado sexo sadomasoquista como celebración por San Valentín, aunque pronto la situación se les escapó de las manos.

Anastasia Onéguina confesó haber desmembrado el cadáver de su novio Dmitri Sinkevich con un cuchillo para ocultar el cuerpo y evitar que la acusen de asesinato. Sin embargo, su plan se desmoronó cuando la hermana de la víctima encontró los restos y dio a aviso a las autoridades.

Una vez que se dio la alerta, los efectivos policiales llegaron hasta la casa de la joven rusa en Oriol, ciudad ubicada en el oeste del país. Allí detuvieron a la culpable quien de inmediato confesó el crimen de su enamorado.

Por su parte, un equipo de especialistas forenses dio inicio a la investigación de Dmitri Sinkevich, quien era exoficial de la Policía y exsoldado del Ejército ruso. Esperan determinar las extrañas circunstancias de su muerte.

Vecinos de la pareja contaron que ambos eran adictos a las ceremonias ocultistas. En ese sentido explicaron que cada semana organizaban orgías sadomasoquistas, por lo que la policía no descarta que la muerte de Dmitri Sinkevich haya muerto accidentalmente durante algún juego erótico.